El encapuchado Ferrara contra Melina Mason

Pinjed

Por 12

Melina Mason fue una de esas pequeñas obsesiones fugaces, pero ya lo hemos superado. No terminó la parroque orgasmátrica de comulgar con ella, pero nadie negó que sus cuervas y su zorrerío estaban ahí y que Melina ejercía su profesión a un nivel muy competente. Ahora el midas Manuel Ferrara la ha llamado a filas para mojarla en aceite como su fuese un pan tierno y comérsela viva haciéndole en el culo eso que tan bien se le da al francés: apuñalarla con su polla sin circuncidar como si el mañana no existiese.

Relacionado

Comentarios