Diosas ancestrales: Jennie Lee

Pinjed

Por 1

Nacida Virginia Lee Hicks en 1928 en el extrarradio de la ya de por sí rural Kansas City, Jennie Lee no engañaba a nadie con su carita rolliza de muchacha de campo, y esa imagen le acompañó el resto de su vida. Bajo ese rostro poco refinado, eso sí, se movía con descaro un tremendo cuerpazo natural de bellos pechos y magníficas caderas casi en el límite de lo que hoy llamaríamos una gordibuena o BBW.

Decían quienes la vieron actuar en sus números de striptease, burlesque y cabaret en los clubes clandestinos de los cincuenta y los sesenta que la rubia de mejillas coloradas era un auténtico animal del escenario, que su presencia y su forma de desplegar su atractivo suplía con creces su cuestionable belleza y que esas curvas mareantes hicieron hombre a más de uno con solo mirarlas, incluso en sus horas menos firmes y turgentes, cuando Jennie siguió despelotándose pasado el medio siglo de edad.

jennielee--01.jpg
jennielee--02.JPG
jennielee--03.JPG
jennielee--04.JPG
jennielee--05.JPG
jennielee--06.JPG
jennielee--07.JPG
jennielee--08.JPG
jennielee--09.JPG
jennielee--10.JPG
jennielee--11.JPG
jennielee--12.JPG
jennielee--13.JPG
jennielee--14.jpg
jennielee--15.JPG
jennielee--16.JPG
jennielee--17.jpg
jennielee--18.jpg
jennielee--19.jpg
jennielee--20.jpg
jennielee--21.jpg
jennielee--22.jpg
jennielee--23.jpg
jennielee--24.jpg
jennielee--25.jpg
jennielee--26.jpg
jennielee--27.jpg
jennielee--28.jpg
jennielee--29.jpg

Relacionado

Comentarios

  • kilgore

    Un intento de la naturaleza de poner fin al debate sobre tetas y culo.