Un culo de proporciones gargantuescas

El verano pasado el bueno de Fogardo me provocó un trauma. Esto es así. La imagen de aquel vídeo que publicó en el que una tal Pebbelz se contoneaba en bikini luciendo un culo del tamaño de la India me persigue allá donde voy, y aún hay noches en las que me despierto gritando entre sudores fríos tras soñar que esos glúteos sobrehumanos se ciernen sobre mí y aplastan todos mis huesos con su carne maciza y su peso incalculable. Hoy, para los que disfrutaron de aquella buena mujer, les traigo otro culo de dimensiones sobrenaturales que pese a resultar algo más armonioso que el de Pebbelz, hay algo en él que aún sacude con más fuerza mis temores más atávicos: parece obra de la naturaleza y no de la mano del hombre. ¿Vosotros qué creéis?

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.