Cornudos

Un poquito de etimología: el origen de los cornudos como palabra, o del llamado acto de “poner lo cuernos”, tiene un origen francamente curioso. Se dice que en algunas cultura nórdicos, los líderes vikingos de cada aldea tenían derecho de pernada (el privilegio de poder mantener relaciones sexuales con cualquier mujer que se casara en el pueblo) que solían aplicar muy a menudo y que señalizaban públicamente colocando una corona hecha de cuernos de alce en la puerta de la casa de la mujer a la que el jefe acudía a ventilarse.

En la actualidad la expresión está aceptada oficialmente por la RAE y es sinónimo de alguien que ha sido víctima de un adulterio, pero ya sabéis que en el porno esto de la fidelidad no se toma tan en serio como en la vida, y los vídeos de cornudos (hombres presenciando cómo se follan a su pareja, lo que en el argot más internacional suele recibir el nombre de cuckold, aunque en España el sesgo racial no es tan habitual) circulan a toda máquina por los portales de contenido como Morbocornidos y los chats cornudos donde cornudos y cornudas se regodean en el morbo de esa traición consensuada.

Temas relacionados: Cerdas