Cliphunter

En la era pre-YouTube, el porno ya tenía solera en internet y era uno de los tipos de contenido más intercambiados y presentes a lo ancho de la red. Los vídeos aún eran cosa del futuro, y aquellas fotos que tardaban varios segundos en cargarse por tramos eran la principal fuente de fantasía erótica que el mundo digital nos proporcionaba. En ese mundo triunfó Pichunter, y cuando la tecnología permitió dar ese salto de formato, sus mismo creadores dieron a luz el portal de vídeos porno Cliphunter.

A pesar de que el pastel se lo repartieron otros como Xvideos, Pornhub, Redtube o Xhamster, lo cierto es que cliphunter.com funcionaba de maravilla de cara al usuario, con una amplia variedad de material pornográfico casero y profesional, una puesta en escena bastante libre de excesos publicitarios y una interfaz simple y rápida que hacía fluir los streamings, incluso de clliphunter HD, con una tremenda agilidad.

Su manera de organizar los vídeos también es muy eficiente: categorías muy detalladas, fichas de pornstars asociadas a sus vídeos y un sistema de que favoritos para quienes encuentren en Cliphunter un hogar y decidan crear una cuenta gratuita. Además este tube es de aquellos que se toma con calma los avisos de las productoras por derechos de reproducción, así que muy a menudo pueden hallarse allí escenas que ya se hicieron desaparecer de otros sitios.