Bruce Venture contra la bestia de la silicona

Cuando uno ya lleva un buen montón de horas de porno, filmografías listadas y de foros de expertos entre pecho y espalda, cuando uno cree que ya ha descifrado los gustoas del porno y que nada va a sorprenderle aparece una veterana grotesca como Amy Anderssen y, para sorpresa generalizada, se abre camino a codazos (o a tetazos) y se convierte en una pornstar muy popular de la noche a la mañana. Y es que a pesar de sus excesos con el bisturí, a esta señorita le sobra lo más importante: hambre de rabo.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.