Bonnie y Gia: hacia la gloria por el secuestro

El peliagudo debate de los tatuajes se ha vuelto todavía más feroz en el contexto pornográfico. No son pocos los que sienten un plus de excitación ante una damisela llena de dibujicos, pero creo que los detractores son mayoría o al menos se hacen oír más. Es comprensible: al fin y al cabo a nadie le gusta que sus fantasías se vean invadidas por cosas indeseables. No obstante en la situación en que se encuentra Danny Wylde en esta escena de Obedience School, con dos fieras sexuales tatuadas como Bonnie Rotten y Gia DiMarco dispuestas para la monta salvaje y sin mesura, habría que ser muy follamisses (y un poco gay) para negarse.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.