A la cárcel por hacer porno en la iglesia

Parece que la Iglesia tiene un doble rasero a la hora de juzgar ciertas conductas sexuales: mientras la pedofilia de algunos sacerdotes no parece ser un tema demasiado importante, la masturbación y el porno en cambio sí que les preocupa. En junio de 2013, la espléndida webcamer austríaca Babsi (conocida también como AnalBabsi o Anabelle) acudía a una ermita indeterminada de Austria para grabar uno de sus vídeos. Se sacaba las tetas, se tocaba sus orificios y se restregaba un rosario y una biblia.

Unos meses después, algún feligrés en un momento de despiste pecaminoso estuvo viendo la escena y reconoció la iglesia. La maquinaria se activó rápido: del feligrés al cura y del cura a la diócesis de Linz. Y de ahí a la policía, claro. Mientras tanto, otro católico practicante con apagones morales reconoció a la voluptuosa muchacha de otros vídeos y les dio el nombre de Babsi, con el que la policía acabó localizándola en Polonia, donde vive desde pequeña. Pese a haber confesado y pedido disculpas, se le acusa de haber grabado en la ermita sin pedir permiso por escrito y de “envilecer la doctrina religiosa”.

Babsi podría pasar 6 meses en la cárcel si no puede pagar su fianza. Mientras que el también austríaco Cardenal Hans Hermann Groër, acusado de abusar de más de 2.000 niños durante más de 50 años, murió tranquilamente en su cama a los 85 años sin haber pisado un calabozo.

Conociendo mejor a la espectacular Babsi.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.