Ay, Valentina, Valentina, Valentina, Valentina…

Iba a titular este post con algo así como “Valentina Nappi prueba embutido español”, pero no lo he hecho por dos razones: una, que la españolidad de Marco Banderas (originario de Uruguay) podría ser cuestionada por nuestros documentados lectores; y dos, porque tengo la esperanza de que Nacho Vidal la invite una tarde a merendar carne en barra y me lo guardo para ese día. La de hoy es una escena un pelín demasiado europea y por momentos se echa en falta algo más de ritmo, pero decididos como estamos a registrar cualquier movimiento de la nueva diosa italiana, este polvo anal no podía faltar en nuestra colección. Y me reitero: una diosa.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.