La otra verdad sobre las pollas gigantes del porno (by Rey Carlos)

NOEMI, transexual. Cientos de gramos de silicona en las tetas. Cientos de gramos de silicona e inyecciones salinas en la polla.

Una polla deforme, hinchada articialmente de silicona, inyectada periódicamente con soluciones salinas con jeringuilla. Una polla deforme, inútil, muerta, sin vida, un absurdo y monstruoso colgajo esponjoso y deforme. Tetas grandes de silicona. Polla deforme de silicona. Cerebro relleno de serrín.

Pero Noemi no está sola en su viaje a la locura. Tiene muchos compañeros como estos:

Silicona en la polla, silicona en los huevos, serrín en el cerebro. Cerebros vacíos de humanidad, de inteligencia, de autoestima, de respeto por sí mismos. Cerebros rellenos de miles y miles de vídeos de Hugecocks.com Monstersofcock.com freaksofcock.com, Brazzers, ExtremeCocks, etc….de ciertos actores negros que todos conocemos, de “el tamaño importa”, de buenos sables para las vainas, de “… ese la tiene ENOOOORME”, de “una polla como Dios manda”, de estupides sin fin…….

Desgraciados que arruinan su físico, salud y vida sexual sumergidos en una locura sin fin peligrosa y en algunos casos mortal. La búsqueda de lo que no existe porque no es posible: la polla descomunal, gigante, enorme. La estupidez humana parece no tener límites. Y aún así hay quien considera estas aberraciones maravillas de la naturaleza.

¿Toda esta mutilación absurda, todo este dinero gastado en todo tipo de productos para conseguir estos atroces resultados? ¿Todo este dolor y sufrimiento autoinfringido? ¿Todo esto, para qué? ¿Nos estamos volviendo locos, o es que ya lo somos por completo?

Tener una polla como la de Mandingo es relativamente sencillo. Digo relativamente, siempre que vivas en EEUU y tengas disponibles de 4.000 a 18.000 dólares. Siempre que residas en ciertas zonas de EEUU como Boston, Maryland, Los Angeles, etc… donde existían decenas de clínicas que practicaban una técnica de alargamiento de pene hormonal. Este tipo de clínicas llegaron a ser casi tan habituales en USA como las clínicas de aumento de pecho en España o CentroAmérica. Muchas de estas clínicas fueron
denunciadas por la División de Salud Pública del Congreso de Estados Unidos ante la FDA (Federal Drugs Agency) en 2004. A raíz de eso muchas de estas clínicas cerraron sus puertas y abandonaron el país, trasladándose a la vecina Cánada, donde la legislación en este tema es inexistente, y cuyo territorio es ajeno a la actuación de la FDA.

En una de estas clínicas, regentada por el urólogo Dr. Adams, han pasado varias estrellas del porno masculinas. De hecho se detectó una clara connivencia entre productoras de pornografía radicadas en Los Angeles y ciertas compañías financieras para conceder créditos a chicos de raza negra, sin perspectivas profesionales, para costear el aumento artificial y con tratamientos hormonales del tamaño de sus penes. Entre estos jóvenes negros de color estaban algunos actores de raza negra y superdotados que solemos ver en Orgasmatrix. El tal Dr. Adams fue uno de los denunciados ante el comite de salud pública por la FDA, ante lo cual cerró su clínica en Los Angeles y se trasladó a Toronto, en Canada, donde sigue ofreciendo sus servicios de alargamiento de pene por tratamiento hormonal, tal como se ve

en su página web.

Obviamente, el importe anticipado a estos jóvenes para someterse a estos tratamientos, cuya duración oscila entre 1 y 3 años, sería después amortizado con las recaudaciones y derechos audivisuales de las producciones en las que participasen. La base de estos tratamientos consiste en inyectarse diariamente una combinación preparada a base de IFG-L1 e IFG-L3 (que son unos inyectables que contienen hormona de crecimiento). Paralelamente se aplica cada 8 horas sobre la superficie del pene un gel transdermal con altos niveles de testosterona. La combinación de la testosterona con la hormona de crecimiento retrotrae al organismo a la fase de pubertad, de forma que el tejido del pene comienza a crecer y las cavidades del mismo (corpora cavernosa, o cuerpos cavernosos) que son los que retienen la sangre en la erección, aumentan proporcionalmente su tamaño, permitiendo albergar mucha más cantidad de sangre. Una vez finalizado el tratamiento, el paciente debe aplicarse mensualmente unas dosis de un gel de testosterona llamado Tri-Mix, para mantener el gran volumen que ha alcanzado el pene. En la página web norteamericana de uno de los gurús del alargamiento del pene, denominada MattersOfSize se publicó la rutina de tratamiento seguida por varios pornostars norteamericanos, algunos de ellos los conocéis muy bien.

Efectos secundarios. Tasas elevadas de cancer de próstata por hiperplasia prostática maligna. Infecciones hepáticas, alopecia consecuencia de los elevadísimos niveles de testosterona a los que han sometido sus organismos. Fijaros que Mandingo y Shane Diesel están calvos y no es porque se afeiten.

Otro efecto secundario es la disfunción erectil por la práctica imposibilidad de conseguir una erección rígida con el nuevo tamaño del pene resultante del tratamiento (El Dr. Adams habla de alargamientos de pene de hasta 7 centímetros en longitud y 2 cms. de grosor en perímetro). Esto se soluciona complementando el tratamiento con inyecciones peneales de CaverEject (vasodilatador) y la toma
regular de verdanafilo, tadalafilo o sildenafilo (Viagra), como es el caso de Mandingo, que en algunos foros rumorean que toma Viagra todos los días para alcanzar una erección plena (Hot Video Magazine, edición alemana).

Óbviamente estos chicos se convierten en pornostars por el desmesurado tamaño de sus penes aumentados hormonalmente, pero con graves secuelas para su salud (cáncer de próstata, lesiones hepáticas, infecciones, disfunción eréctil). Me imagino que les compensa por la fama y por el dinero que ganan con los vídeos.

Podemos imaginar que los penes enormes de 24 centímetros como el de Mandingo no son naturales. Se fabrican químicamente siempre que uno sea tan estúpido como para asumir un riesgo y un coste económico así y que cuente con el asesoramiento de profesionales de la medicina como el Dr. Adams y similares colegas.

Punto aclaratorio

Oficialmente no se dan nombres concretos de los hombres vinculados al porno que se han sometido a estos tratamientos hormonales, pero lo cierto es que en los grupos de Internet donde se conecta gente que usa y practica estos tratamientos, son nombres de referencia los de Mandingo y Shane Diesel. Incluso en algun site han publicado el tratamiento detallado que se supone siguió Mandingo para conseguir su descomunal miembro

Saludos.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.