Audiopill, lo último en música intracorpórea

Mientras en el Mobile World Congress de Barcelona los ejecutivos se pajean con el último modelo de hardware miniaturizado y con extra de memoria, el artista Jan Poope acaba de inventar una loca experiencia musical electrónica: un bajo que te puedes tragar. La chaladura maravillosa forma parte de la exposición de sugerente título Prolapse of Love, y se llama Audiopill: se configura la píldora con las pulsaciones por minuto que queramos, se traga y el músico controla los ritmos con un pequeño aparato de ultrasonidos que interactúa con la píldora a través de la espalda, dentro del cuerpo. El resultado es un concierto de tecno literalmente íntimo, al que ni el propio músico tiene acceso y que solo puede oír una persona.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.