La consolidación de Ashley Barbie y su trasero galáctico

Nos impresionó bastante en su primera escena para Bangbros, pero se trataba del Bangbus y ya sabemos que en algunas ocasiones el picadero móvil más famoso de América aloja en sus asientos a mujeres que solo buscan una aventurita puntual en el porno y no labrarse una carrera. Ahora por fin llega la segunda embestida profesional de Ashley Barbie, también en Bangbros, pero esta vez en el porno semiguionizado de Dirty Maid (que por fin ha dejado de centrarse solamente en starlets hispanas o asiáticas, algo que desprendía un tufo racista intrusivo y difícil de ignorar), algo que de algún modo refleja su voluntad de trabajar en este de manera más menos seria y continuada. Su físico puede no gustar a todo el mundo, entre otras cosas porque bordea la categoría BBW (yo diría que sin pisarla), pero no se puede negar su capacidad para llamar la atención con esa belleza nórdica de buen año y ese tren inferior que está con toda seguridad entre los perímetros más generosos de este 2018.

Mirror:

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.