Amasando a Jessie Rogers

Pinjed

Por 16

Ay, la chorradica de los masajes como pretexto para el polvo, cómo nos gusta. Jamás he tenido el placer de someterme a uno por parte de algún profesional (o al menos no de los placenteros sino de los que vienen con crujidos y olor a Trombocid), pero si algún día se tercia me va a costar sacarme de la cabeza imágenes como las que componen la escena que sigue: la bella Jessie Rogers aprovecha su día libre para acudir al spa y un apuesto joven empieza a surcar por las hipnóticas curvas de la brasileña hasta que el chaval se anima, se anima, y ella se deja, se deja, y termina reinando la lascivia.

Relacionado

Comentarios