Abella Danger ejercita su profunda garganta

Con una de las que nosotros consideramos mejores incorporaciones de los últimos años al porno, Abella Danger (y eso que venía con el obstáculo aparente de su nombre, que nos recordaba a cierta cubana de pelvis demoníaca que nunca volveremos a disfrutar), todo el mundo admira, sobre cualquier otra cosa, su culo. Y es normal. El pandero de esta damisela está a la altura de las más grandes, y el uso que hace de él tampoco desmerece en absoluto. Pero ojo porque esa no es su única virtud: tras esa expresión de jovencita judía algo despistada tenemos a una chupóptera de primerísimo nivel, tal como ha demostrado ya hasta tres veces en Throated, el lugar en el que las gargantas no tienen fondo.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.