Video One

Acceder a video-one.com impacta desde el mismo inicio: en contraste con el festival publicitario y de diseño hiperbólico que suelen ser la mayoría de agregadores de vídeos porno, la experiencia asfixiante habitual deja aquí paso a una limpieza inmaculada, aséptica. La blancura del diseño cuasi espartano de Video One ofrece al usuario una sensación de paz y, más importante aún, de que sus responsables buscan transmitir la idea de que en Videos One lo verdaderamente capital son eso, los vídeos.

Al margen de esto, justo encima de la parrilla de categorías video one porno tenemos otra cosa muy poco habitual en el resto de webs que compiten por el interminable pastel del tráfico porno en internet: una suerte de índice de la competencia, como si los creadores de este video one tube fuesen tan humildes como para ofrecernos alternativas a su servicio antes que el contenido mismo que ellos se encargan de reunir e indexar. En algún sitio habrá trampa, pero por lo que hemos podido comprobar, y a pesar de la modesta cantidad de material y las limitadas opciones de organización de datos, video one porn tiene algo exclusivo en esta jungla competitiva: un poco de honestidad.