Tuporno.tv

Al abrir Tuporno.tv a uno le entran por los sensores cerebrales cierto aroma añejo, cierta sensación de estar ante algo anacrónico, casi rudimentario. Y es normal: tuporno se puede considerar algo así como la mezcla entre el típico tube actual y la primera oleada de contenido porno en español, con sus vicios y virtudes. Detrás de una portada clásica llena de imágenes previas de vídeos de corta duración y unas cuantas categorías bastante generales en un diseño básico y poco trabajado, uno pincha en los vídeos y se encuentra con dos cosas interesantes: por un lado, la mayoría de vídeos tienen un pedazo de otro vídeo distinto al principio, algo extraño y un poco incomprensible; y por otro, al pie de cada escena aparece un mensaje para enviar un SMS a un servicio de pago para dejar comentarios a modo de tablón de contactos. Es, efectivamente, un pedacito de los años noventa flotando en la web de tuporno.

Por lo demás, tu porno no ofrece demasiadas virtudes que le den ventaja sobre sus competidores, salvo quizá lo valioso del dominio que habita. A veces en el negocio del porno TV es más importante ser el primero que ser el mejor.