get_the_title()

Shemale

El porno posee la capacidad de etiquetar cada cosa que sucede en el mundo, sea sexual o no, e incluso de volver a cambiar de nombre algo que ya lo tiene. Es el caso de la transexualidad de masculino a femenino: shemale es el término con el que se identifica a estas mujeres que todavía no han dado el paso final para cambiarse el sexo. Es la principal razón por la que la transexualidad en el porno suele ser solamente parcial: una starlet del gremio depende de su polla tanto como de su capacidad para mostrarse femenina, y eso a veces supone un serio problema cuando se está en pleno tratamiento hormonal.

El caso es que la cuestión identitaria no está siempre relacionada con la orientación sexual, de modo que además de vídeos de shemales follando con actores porno (algo que muchos catalogarían como porno homosexual), también son cada vez más populares las escenas en que una actriz shemale se lo monta con una actriz porno convencional. Hace algunos años era un tabú, pero cada vez se practica con más naturalidad, y pornstars del máximo nivel como Megan Rain, Proxy Paige, Adriana Chechik o Katja Kassin se han atrevido a prestar sus servicios a shemales en escenas que, a pesar del morbo y lo poco convencional de su configuración, en la práctica no eran distintas a lo que se suele ver habitualmente en el porno comercial.

Conviene no confundir el shemale porno con el porno protagonizado por una tranny, que en teoría se trata de hombres completos disfrazados de mujer como parte de un fetiche que no tiene por qué estar relacionado con la identidad o la orientación.

A pesar de que varias galas de premios como los AVN y productoras como Evil Angel o Kink han abierto su catálogo a este tipo de contenido, el de la categoría shemale y todas sus combinaciones, los y las transexuales todavía están lejos de convertirse en parte del paisaje pornográfico general. La diversidad no es la mayor virtud de la industria porno, pero es clave seguir trabajando en ello, en abrir la mente a la posibilidad de que el porno no esté formado solamente por los mismos tipos de cuerpos ejerciendo los mismos roles, en tolerar preferencias que uno no comparte y en superar el asco o el rechazo que nos ha inculcado la sociedad. En la variedad, se suele decir, está el gusto.