Robots de pesadilla: el monje mecánico

Pinjed

Por 17

A menudo os traemos vídeos de androides japoneses que ponen los pelos de punta, pero lo de hoy ya no tiene nombre. Este terrorífico muñeco mecánico podría protagonizar nuestras peores pesadillas solo con verlo moverse: camina en círculos golpeándose el pecho con una mano y sosteniendo un crucifijo en la otra, moviendo los labios, rezando sin voz, asintiendo y girando la cabeza de lado a lado, y de vez en cuando se detiene, levanta el crucifijo y lo besa. Pero si esto os da mal fario, esperad a leer su historia.

Según descubrió el Museo Smithsonian, el siniestro artefacto fue mandado a construir en la Edad Media, en el siglo XVI, por el rey de España. Al parecer su hijo, heredero del trono, siendo niño sufrió una grave herida en la cabeza que le postró en la cama con fiebre y ceguera temporal, así que, desesperados, al rey y sus consejeros no se les ocurrió mejor idea que acostar en el mismo lecho, junto al niño, el cadáver momificado de un monje con supuestos poderes curativos que había muerto más de cien años atrás.

Por lo visto la idea surtió efecto y el niño sanó sin problemas, así que el rey quiso rendir tributo al reseco monje haciendo fabricar esta monstruosidad articulada que descansa pacientemente entre las paredes del Smithsonian, esperando el momento adecuado para cobrar vida y matarnos a todos.

Vía Cracked.

Comentarios