Sexo y pasión con Rayveness y Johnny Castle

Pinjed

Por 33

Rayveness es una de esas actrices porno que, pese a ser catalogada oficialmente como una MILF, el apelativo no le hace justicia porque a sus 38 años posee un físico absolutamente deslumbrante y, algo no muy común, del todo natural, que ya quisiera más de una felactriz veinteañera de primera línea. El caso es que esta buena mujer lleva casi dos décadas en el negocio y uno podría llegar a pensar que a esas alturas cualquiera estaría ya un poco quemado de follar ante las cámaras cada día con cada vez más jóvenes y arrogantes advenedizos. Sin embargo, para darse cuenta de que Rayveness disfruta con su trabajo, sólo hay que contemplar con atención la escena de hoy —perteneciente a la película My Mother’s Best Friend de 2009— en la que, en compañía de un actor de rasgos cincelados y talento evidente que nuestras lectoras no pasarán por alto como es el guaperas Johnny Castle, se dan algunos detalles que no solemos ver a menudo en el porno.

No os quiero estropear la experiencia, así que sólo os emplazo a fijaros en el trato inusualmente cariñoso que se brindan ambos profesionales, con besos continuos (y no me refiero sólo a la típica fricción de lenguas), caricias, miradas apasionadas o algo tan infrecuente como el simple hecho de que la escena no termine con la corrida de Johnny sobre el vientre de su compañera, sino que el metraje se prolongue hasta que el joven consigue darle un nuevo orgasmo a su amante usando un arma que también ha quedado trágicamente atrofiada en el sector heterosexual de la industria: los dedos. Y si aún os quedan dudas de la veracidad de ese clímax fijaos en una última nimiedad: en cierto punto Rayveness le indica a Johnny sin ningún rubor cómo debe maniobrar con sus falanges para hacerla alcanzar el éxtasis. ¿Cuántas veces vemos eso en el porno actual? Pocas, muy pocas.

Comentarios