Sara Jay

Alguien la definió una vez como “una bacaburra fea pero con mucho morbo”. Exactamente eso es Sara: una mujer que aparenta una edad mucho mayor de la que tiene, con un cuerpo desproporcionado y unos rasgos nada armoniosos. Su historia es muy simple pero también muy llamativa: tras graduarse en el instituto empezó a trabajar como stripper para pagarse la licenciatura en psicología hasta que en 2001 sufrió un aparatoso accidente en la barra y se golpeó la cabeza quedando inconsciente.

Pocos días después decidía abandonar su profesión y sus estudios y empezar a hacer porno, mudándose inmediatamente a Las Vegas donde iniciaría una andadura (de la mano del semental Arnold Schwarzenpecker) que le ha dado muchos éxitos en el subgénero MILF y el interracial, su práctica favorita.