Sandra Milka

Sandra Milka llevaba como apellido artístico una marca de chocolate cuya mascota es una vaca. Una vaca lechera. Con este dato no es difícil averiguar cuál era el activo profesional más importante de esta jovenzuela: unas enormes tetazas naturales con las que podría amamantar a todo tu barrio. Sandra nació en Alemania pero vino a vivir a España con nueve añitos, y además de rodar porno hasta 2011 también ejerció como escort en Barcelona.