Misha Cross

Esbelta y pálida, Misha es para muchos una leyenda del porno en ciernes con un referente profesional con el que guarda no poco parecido: la gran Sasha Grey. Su perfil es similar: joven, culta (Misha es licenciada en sociología y también estudió fotografía), guapísima y extremadamente cerda. En pocos meses desde su debut en 2013 ya había hecho prácticamente de todo, y su descenso al infierno blanco de Legal Porno fue la prueba definitiva de que esta polaca de mirada felina no conoce límites.

Tras unos meses de rodaje rodando en Praga y Budapest, Misha cogió un avión en mayo de 2014 y se plantó en la meca internacional del porno para darse a conocer en la industria americana, donde trabajó con grandes nombres como Brazzers, Manuel Ferrara o Mike Adriano y donde Evil Angel se decidió por fin a dedicarle una producción monográfica titulada Misha Cross Wide Open que le valió nominaciones en los AVN y los XBIZ.

En la actualidad se mueve entre EE.UU. y Europa según sople el viento, aunque ya ha dejado claro varias veces que odia trabajar en el viejo continente, una queja habitual entre las pornstars europeas de nueva generación.