Kiara Mia

Una auténtica bestia, quizá una de las MILF más infravaloradas de los últimos años y un bellezón de origen latino al que le salen curvas hasta en las pestañas. Es una de esas mujeres capaces de debutar directamente en el nicho MILF poco después de haber cumplido los 30 (en este caso llegó a la profesión con 33) y hacerlo con la actitud confiada y la seguridad de quien lleva 40 años follando sin parara. El gran activo de Kiara es la belleza latina de su rostro, pero sobre todo unas tetas operadas gigantescas y un culo interminable, todo ello rodeado de un halo de auténtico glamour difícil de encontrar en este mundillo.

Puede que esa manera tan elegante de proyectarse en la cámara tenga relación con lo que venía haciendo antes de desembarcar en el porno: Kiara llevaba desde los 19 insistiendo en hacerse un hueco en el ramo de la farándula, tomando clases de interpretación, haciendo audiciones a docenas y aceptando casi cualquier papel de los pocos que le ofrecían. Cuando llegó al porno y publicó sus primeros trabajos sucedió justo lo contrario: le llovieron ofertas de todas las grandes productoras de la industria, Brazzers, Evil Angel y Reality Kings se la rifaban casi literalmente y estaban deseando sacar provecho de una auténtica diosa que cada vez acumulaba más y más cientos de fans. En plena escalada febril de progresión sexual, Kiara llegó a practicar sexo anal frente a la cámara y ahí fue donde trazó su línea roja, sin llegar a probar nunca la doble penetración u otro tipo de prácticas extremas.

Quizá esa capacidad para decidir su destino profesional, para controlar exactamente lo que le apetecía hacer, terminó siendo algo contraproducente de cara al reconocimiento: estuvo nominada a la mayoría de premios más importantes de los AVN Awards y los XBIZ Awards en numerosas ocasiones, con un papel de favorita especialmente en la categoría de la preferida de los fans, pero jamás cosechó ninguna estatuilla.