Katie Kox

Curiosa historia: Katie tenia una relación con su marido de esas que los americanos llaman “cuckold”. Mientras él debía ser fiel a su esposa y sus designios, ella tenía libertad total para follarse a quien le diera la gana con o sin el visto bueno de su hombre. Y Katie ejercía su ventaja, vaya si lo hacía: su preferencia por montárselo con negros de enorme pollón llevo al matrimonio a plantearse un nuevo negocio: una web en la que colgar los vídeos de este pendón de grandes tetas con sus amigos de piel tostada y rabo pantagruélico.

La cosa fue bien y como ya habían hecho contactos en el mundillo, la voluptuosa pornstar se introdujo de lleno en su trabajo y empezó a aceptar empleos en rodajes de muchos otros tipos. En 2009 se sometió a un aumento de pecho y eso fue la puntilla: desde entonces no falta en las escenas de grandes productoras de internet como Bang Bros, Brazzers, o Naughty America.