Jessie Andrews

Polifacética y multifuncional pornstar, DJ y diseñadora de joyas en ese mismo orden, Jessie es una enérgica ninfa, siempre alegre y risueña, que suele destacas (y esto es lo especial) por sus dotes interpretativas, algo que los premios AVN han premiado ya en alguna ocasión.

A los 17 trabajaba como modelo para American Apparel, y alguien le dijo que siendo tan exhibicionista debería probar en el porno. Seguramente era una broma, pero Jessie le tomó la palabra y decidió intentarlo. La semana siguiente de cumplir 18 años, sin haber visto ni una sola escena porno entera en toda su vida, entraba en la industria como si nada. Su adorable físico de raíces china, americanas, irlandesas y letonas le ayudó a abrirse hueco, pero fue su naturalidad y desparpajo lo que apuntaló su carrera.

Estamos ante una actriz porno vocacional, aunque a juzgar por la ausencia de anales en sus tres años (con una doble penetración vaginal) de trayectoria parece evidente que de tonta no tiene un pelo y que se guarda algunos ases en la manga, pero también muy impulsiva. De hecho su nombre artístico es la unión del nombre de una perrita que tenía su madre y la calle de Los Ángeles por la que estaba conduciendo cuando le preguntaron cuál era su nombre artístico.

Desde 2012 decidió bajar el ritmo y hacer solamente porno lésbico y alguna mamada filmada para compaginar su carrera con su cada vez más pronunciada vertiente musical, que le ha llevado a grabar varios remixes y aparecer en videoclips, además de ejercer como modelo de American Apparel de cuando en cuando.