Jada Fire

Los noventa, y especialmente a finales de esa época, fue una era de escasa variedad racial. Había una enorme mayoría caucásica y luego una o dos representantes de cada raza en lo más alto del porno americano. Si hubiera que elegir a una como la starlet negra más influyente de aquella época, y quizá una de las más importantes de todos los tiempos, ese nombre sería sin ninguna duda el de Jada Fire.

Jada empezó su andadura en el mundo del sexo profesional de una forma inaudita: poniendo su voz en una línea erótica. El cazatalentos que la descubrió le dijo que se trataba de la primera operadora de línea caliente que había visto en persona con la que le gustaría follar. Y no le faltaba razón.

La voluptuosidad de sus curvas y el poderío físico que transmiten le otorgaban a esta Serena Williams del porno un aura de autoridad y supremacía sexual que se veía reflejada en sus actos: no solo controlaba el tiempo que tardarían en eyacular sus compañeros (su ano, se decía, era un agujero negro literal en el que ni el rabo más curtido era capaz de resistirse) e incluso llegó, no solo a normalizar el squirting en una época en que nadie lo practicaba, sino que también llegó a utilizarlo contra la cara de sus compañeros, como un cumshot facial de mujer a hombre.

Sus curvas, su belleza y su versatilidad (Jada hizo prácticamente de todo: gangbangs, bukkakes, anal, garganta profunda, squirting, sadomasoquismo, penetraciones múltiples…) la llevaron en 2011 a entrar de lleno en el Hall of Fame de la industria. Se retiraría solo un año después, pero el recuerdo de su impacto ya no se borrará jamás.

  • Otros alias: Jade, Jada, Jada Fires, Jada Fine
  • Procedencia: Los Angeles, Estados Unidos
  • Edad: 40 años (1 de septiembre de 1976)
  • Color de pelo: Moreno
  • Altura: 153 cm.
  • Etnia: Negra
  • Tetas naturales: Sí
  • Tamaño de tetas: Grandes
  • Años en activo: Desde el 1998 al 2012