Gracie Glam

Tras terminar el instituto en Miami, adonde se mudó con 14 años, Gracie empezó a trabajar promocionando algunos productos (ya sabéis: esas chicas tan guapas y simpáticas que te regalan comida en los centros comerciales) y algún fotógrafo con buen ojo le propuso posar desnuda para la revista Score y no se lo pensó dos veces. A partir de ahí el descenso hacia el porno fue gradual, comenzando con escenas masturbatorias a solas hasta que Reality Kings le ofreció una escena lésbica con Molly Cavalli y aquel fue el principio de un no parar de ofertas.

Tuvo que mudarse a Los Angeles y aparcar sus estudios de diseñadora de moda porque el volumen de trabajo era brutal, y esa profesionalidad dio sus frutos: contra todo pronóstico, en 2011 se llevaba el galardón a la mejor actriz revelación en los premios AVN, consagrándola como una de las grandes en la industria actual.