Gemma Massey

El vivo ejemplo de que uno siempre se hace a sí mismo. Gemma es una escultura de carne y hueso, una oda a la belleza artificial de la mano de los mejores cirujanos del Reino Unido, una Frankenstein de la sensualidad a muy poca distancia de la perfección no natural. Esta voluptuosa morena ganó cierta fama como glam model en revistas de señoritas ligeras de ropa, pero el subidón de popularidad le ha llegado con la entrada en el cine porno. Aún no es muy profusa y apenas ha rodado alguna escena para Bluebird Films, pero todo se andará.