Eufrat

Una auténtica preciosidad, deslumbrante y muy joven, directamente llegada desde la inacabable cantera checa de donde han salido diosas como Little Caprice o Marry Queen. Eufrat se ha convertido ya en una de las más populares promesas del circuito europeo, y su salto al mercado americano está multiplicando esa fama. Y es que estamos ante una de esas muchachas de una belleza tan hipnótica que cuesta creer que haga porno.