Alura Jenson

Nacida de padres norteamericanos en la Toscana italiana, Alura es otra prueba viviente de que los progenitores que trabajan en las fuerzas especiales de los Estados Unidos son una fuente estadística bastante evidente de pornstars. Un año después de nacer, los padres de Alura se la llevaron a Norteamérica, concretamente a Nueva Jersey, en un pueblecito humilde en la frontera con el estado de Pensilvania.

Tras una infancia y una adolescencia sobre las que la starlet nunca ha dado grandes detalles, Alura decidió seguir la tradición familiar y alistarse en el ejército, donde se especializaría en fisioterapia y rehabilitación física dirigida a soldados del cuerpo. Así pasaron diez años en los que también se casó y tuvo dos hijos, con un imprevisto aumento de peso que empezó a otorgarle una figura mucho más voluptuosa y sugerente que hasta entonces. El culturismo entró también en su vida tras su segundo embarazo, y terminó de moldear el tipo de cuerpo rotundo que ella siempre había querido. En 2010 se produjo el gran punto de inflexión: se divorció de su marido, se licenció del ejército y se fue a vivir a Las Vegas, donde empezó a labrarse una carrera como stripper y modelo erótica con ciertos coqueteos con el bondage.

Dos años después llegaría por fin su salto definitivo al porno, donde entró ya superada la treintena y con la justificada etiqueta de MILF: no solo porque fuese realmente madre, sino por sus tremendos atributos y su actitud confiada y diligente cuando se trata de llevar la iniciativa sexual en sus escenas. Con los años se ha ido convirtiendo en un magnífico ejemplo del nicho que ostenta, una MILF de libro que siempre cumple con lo esperado y que rinde con particular brillantez frente a actores más jóvenes que ella.