Aidra Fox

Aidra es una pornstar del futuro, adelantada a su tiempo: jovencísima, de una belleza cercana y natural, de actitud alegre y segura de sí misma y de versatilidad total cuando se trata de hacer su trabajo. Estamos ante una de las incorporaciones más refrescantes de su generación y una mujer tan capaz del erotismo más tímido y sentimental como del porno más cerdo y visceral, sin perder nunca la sonrisa ni la implicación.

De ascendencia alemana, checa y polaca, Aidra se crió en la fría Milwaukee y en cuanto pudo se mudó con su madre a la soleada Florida, donde aprovechó una mala racha económica para atreverse de una vez por todas a entrar en el porno, un deseo que ocultaba desde hace años. Días después de cumplir los 18 hizo las maletas en dirección a Los Angeles y no le costó que se fijaran en ella por un motivo que siempre destaca en sus entrevistas: su vocación de actriz porno.

A Aidra le dan igual los críticos, los seguidores y los tejemanejes de la industria: ella es feliz ejerciendo su profesión y conociendo a gente de ambos sexos con los que abandonarse al placer de su especialidad, las mamadas babosas, o de su fantasía favorita, dejarse dominar por otra chica joven.