Porno sacrílego: el monacato del sexo anal

Fogardo

Por 49

Desde hace siglos la pornografía no ha dejado de utilizar la iconografía católica para dar rienda suelta a todo tipo de vejaciones. Desde el Marques de Sade en la literatura hasta las galerías sagrílegas de Nena Blue, el abanico blasfemo en el mundo del porno tiene innumerables ejemplos. Hoy veremos un vídeo que nos manda Satyr y donde un obispo asistido por varios monjes, ordena a nuevas sacerdotisas en el execrador arte del sexo anal y el fistfucking… No recomendado a lectores con fuertes convicciones católicas.

Comentarios