El porno de las estrellas de Hollywood

Fogardo

Por 27

Durante años el porno ha sido una plataforma perfecta para que muchos trabajadores del cine convencional consiguieran dinerito rápido y algún tipo de experiencia sin tener que buscarse las lentejas fuera del cine. La siguiente entrada es la primera parte de un artículo sobre la relación de algunos célebres nombres de Hollywood y el mundo del porno, con textos muy breves y algún que otro vídeo subido de tono. He querido dejar de lado las producciones caseras para centrarme únicamente en los casos que el porno ha precedido al éxito. Próximamente trataremos los sextapes de algunas estrellas pero antes veamos el caso de Silvester Stallone, Francis Ford Coppola, Scotty Schwartz, etc…

Sylvester Stallone

El único cuadrilátero que se le conocía a Stallone antes de que fuera el púgil con aire bobalicón que todos conocemos, era la cama de un estudio de grabación porno. Tenía sólo 23 años cuando cobró 200 dólares por protagonizar “The Party at Kitty and Stud’s”, rebautizada años más tarde como el semental italiano. La película puso a nuestro héroe contra las cuerdas durante toda su carrera, aunque el lance pornográfico no le impidó trabajar en producciones convencionales. Tras su periplo porno, trabajó en Bananas a las órdenes de Woody Allen para más tarde ponerse en la piel del boxeador más famoso del cine.

Lo que sigue son 7 minutos de la breve carrera de Silvester Stallone como actor porno.

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Francis Ford Coppola

En 1960, Francis Ford Coppola era un joven estudiante de cine de la Universidad de UCLA, que como muchos otros se fogueó en el mundo del porno soft de la época realizando distintas tareas en varias producciones. Su carrera continuó con alguna colaboración junto a Roger Corman, antes de dirigir importantes obras del cine moderno como La conversación, Apocalypse Now y El Padrino, etc… Supongo que por el éxito de estas últimas, su producción erótica haya permanecido totalmente inédita.

Thora Birch

Mucho antes de que Thora Birch se la pusiera dura al personaje que interpretaba Kevin Spacey en American Beauty, sus padres se encargaron de garantizar a la futura estrella un espacio en esta entrada. Su madre fue una actriz porno que participó en una veintena de películas (incluída una junto a John Holmes) y su padre un hombre que gozó de una fugaz carrera como actor X. Ambos se conocieron en el rodaje de la célebre película escrita y dirigida por Gerard Damiano, Garganta Profunda (Deep Throat).

Dita Von Teese

Hace justamente un año varios medios se hacían eco de una escena realizada hace tiempo como si fuera un sextape secreto que tenía la diva guardado en algún rincón de su casa. Como la mayoría ya sabrá, Dita Von Teese participó en varias producciones de Andrew Blake acompañada entre otras por Anita Blonde y en alguna que otra película de temática sadomasoquista. Hoy recuperamos una escena que ya habíamos publicado anteriormente en Orgasmatrix para condimentar este articulillo con un poco de gracia.

Scotty Schwartz

Mientras algunos prefieren ocultar su identidad cuando se trata de sexo explícito, otros utilizan la efímera fama para tratar de llenar sus bolsillos subiéndose al tren del porno. Este es el caso de Scotty Schwartz, que tras convertirse en un popular rostro en el cine de la década de los 80, no se volvió a saber nada hasta la publicación de “Scotty’s X-rated Adventures”, vídeo en el que demostraba que cualquier actor que haya triunfado en Hollywood no tiene porqué gozar de aptitudes para el género X. A pesar del decepcionante debut, continuó su carrera como actor llegando incluso a ser nominado en los AVN Award. En 1998, tras romper el romance que mantenía con Anastasia Blue, abandonó definitivamente el mundo del porno. Hoy día reniega de su glorioso pasado para intentar una nueva aventura hollywoodiense.

Barry Sonnenfeld

Cuenta la leyenda que Barry Sonnenfeld, director de “Men in Black” o “Addams Family” entre otras, que se compró una cámara de cine a medias con un amigo. Para poder pagarla se embarcaron en un proyecto tan curioso como curioso: rodar nueve películas Hardcore en nueve días. En el documental “Inside Deep Throat” aparece confesando una historia que durante años fue tildada de leyenda urbana.

Comentarios