Porno duro en defensa del pepino español

Viru

Por 14

Los tráficos problemas en Alemania están dando al pepino hispano una mala fama que, a día de hoy, no está claro que se merezcan. Para que a todos se nos pase el miedo a tan entrañable vegetal, os traemos unos estupendos ejemplos de los placenteros (y a veces brutales) usos que una mujer puede dar a un buen pepinazo.

Para ir abriendo boca, comenzamos con una guapa rubita que tiene muy claras las múltiples cualidades de este producto sinpar. Tanto que necesita dos buenos pepinazos para rellenar cada uno de sus agüjeros. A mí me decían que no había que jugar por la comida: otra mentira de esas que contaban los padres.

Y a continuación… ¡la genial Audrey Hollander! Una de las actrices más guarras de todos los tiempos disfruta en la cocina echando mano de todo lo que se encuentra. ¿Quién ha dicho que no puedes unir el pene de tu marido con un pepino? Hasta una panocha de maíz sirve para intentar apagar el fuego de esta pelirroja.

Y para terminar, una escena para los más aficcionados al bondage: una chica atada disfruta de las perversiones de su amo, que cuenta con un pepino para tener ocupada a la rubia. La ponen fina.

Así que ya saben: este verano, como todos, a disfrutar de su gazpachito y que no falte el pepino.

Comentarios