get_the_title()
Foto de Public Agent

Pilladas

Se suele llamar pilladas a esas escenas de sexo auténtico que algunos filman de manera furtiva en la vía pública o pillados en la playa, sin que los amantes enloquecidos de placer adviertan la presencia del objetivo. Son momentos de voyeurismo en su forma más patológica y elaborada (y posiblemente ilegal), el ya no solo mirar a unos pillados follando sino también filmar el acto espontáneo de bombeo con o sin cariño para luego compartirlo con o sin ánimo de lucro.

Sin embargo un director porno español ha demostrado su brutal influencia en el argot del negocio logrando que el sentido de la expresión cambie sustancialmente. Nacho Allende alias Torbe creo pilladas en la calle y rompió el diccionario pornográfico en mil pedazos: ahora las pilladas torbe se refieren a las damiselas que el pornógrafo vasco logra convencer a base de seducción crematística (lo que vendría a ser un fajo de billetes bien magro) para que suban a su morada para darse a las mieles del follaje filmado.

De Las torbe pilladas han acabado saliendo grandes pornstars que decidieron que aquello de zorra por un día no iba con ellas y prefirieron centrar su actividad profesional en ese ejercicio de generosidad y sacrificio que es el porno.