get_the_title()

Peludas

En el canon estándar más extendido según el momento y la hirsutofilia hay todo un espectro de posibilidades variadas en intensidad, color y longitud, pero sí es cierto que las mujeres peludas han empezado a sacudirse los complejos y lucir orgullosas la pelambrera de varias zonas de sus cuerpos. Los coños peludos son el primer paso, pero dentro de poco las peludas empezarán a reivindicar también el vello axilar o anal.

Nikki Silver, por ejemplo, es una adelantada a su tiempo: una pornstar con principios que basa sus escenas porno en mostrar su matorral descontrolado y totalmente silvestre sin que se pierda su belleza y su feminidad. Además de los fetichistas de los chochos peludos también están empezando a ampliar sus miras los consumidores del porno mainstream, dando al mundo la esperanza de que un porno más diverso es posible, una idea que persiguen proyectos como Naughty Natural.

Ahora que las maduras peludas no son el único actor en esta lucha por quebrar lo pornográficamente establecido, quizá nos quitemos las tonterías y aprendamos a amorrarnos a un jugoso coño peludo sin remilgos.