Lewis Burton con la piel de gallina

Londres suele ser un hervidero loco de propuestas artísticas extravagantes, quizá uno de sus mejores rasgos como ciudad. Así que cuando un…

100 maneras de golpear en los cojones

Sabemos de buena tinta que hay por el mundo unas cuantas personitas que harían muy buen uso de este breve tutorial en vídeo. Se me ocurren

La mamada es el peaje

Esta escena se puede ver desde dos perspectivas. La del chico que le dice a Claudia Shotz que va a tener que pagar el peaje de comer polla si quiere que la lleve hasta casa o la de Claudia, que tiene siempre tantas ganas de polla que para ella esto es una fiesta e incluso un regalo. Mientras uno piensa: "A ver si pica y me la chupa gratis". Claudia Piensa: "Me llevan en coche y encima me dan polla, ¿habré ganado algún sorteo?".

Diosas ancestrales: Elsa Sorensen

Elsa Sørensen, también conocida como Dane Arden (su nombre artístico), nació en Copenhague en diciembre de 1935. En su juventud su belleza no…

Wubbing: la danza de la polla gigantesca

Un grupo de jóvenes presentaron a través de Youtube un nuevo baile que ya es furor en las redes sociales. Su nombre es “Wubbing”, y consiste en…

Fiebre pelirroja: Clelia

Creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que desde Orgasmatrix hemos hecho un buen trabajo buscando a las modelos eróticas pelirrojas más…

Tumbar un tren por pura solidaridad

Ayer por la mañana un hombre sufría un accidente en la estación de tren de Stirling, en la ciudad de Perth, en Australia: tropezó y su pierna…

¡Ha vuelto Lela Star!

Tan sensual como siempre y más postiza que nunca, Lela Star vuelve al porno tras un ejercicio de persuasión y manejo de la chequera en Brazzers….

Eva Angelina: sin gafas no hay facial

Imaginaros que viajáis muy lejos con la ilusión de ver a alguien al que recordáis de una manera pero cuando llegáis esa persona es la misma pero le falta un detalle que la hacía muy reconocible. Pues eso le sucedió a Juan-Z cuando conoció a Eva Angelina. No se decepcionó por su físico, ni mucho menos, pero si porque él se esperaba verla con sus gafas para hacer la escena y así poder terminar corriéndose sobre ellas. Juan se lo dijo y afortunadamente Eva aún guardaba unas lentes viejas para cumplir su deseo.