Maneras de combatir el frío

por Fogardo 20 de abril, 2003

2 votos    

¿Pero se puede saber que está pasando con el carácter latino? ¿Qué forma es ésta de soportar las inclemencias del tiempo? ¡En vez de comprar tanta estufa para protegernos del frente siberiano, lo que hay que hacer es follar más! Tenemos a nuestra disposición todo un surtido de estufas naturales que están muriéndose de asco en sus habitacioncitas ¡y nosotros arrimados a los radiadores como unos pasmaos!

En fin que os hablaré de algunas de esas estufas naturales y de sus magníficas cualidades para darnos calor en estos tiempos de frío y de inútil recogimiento:

Las gordas son por supuesto, y con gran diferencia, las estufas naturales más eficaces. La sensación más placentera es meterse entre las sábanas con una mujer bien rolliza y de carnes abultadas. Puede que al principio os dé algo de miedo morir asfixiados por el peso de una de sus tetas gigantescas, pero si sabéis ser escurridizos no tendréis ninguna dificultad para dejaros sumergir entre sus piernas y sentiros rápidamente reconfortados por las oleadas de calor que desprenden continuamente. No hay nada mejor, ya digo, como las gordas para calentarse, aunque si eres un fanático de chupar chochos tendrás que estar aguantando en cada mano por lo menos 2 kilos de carne de entrepierna para ejecutar con precisión tus lamidos.

Con las altas y delgadas no pasa eso, pues es muy fácil acercarse a su centro de calor. Pero al empezar tienen las manos y los pies muy fríos y el mínimo roce con una de esas partes da miedo. Lo mejor es penetrarlas durante mucho rato, pues con el rozamiento van acumulando calor y más calor y al final, después del orgasmo, son como brasas encendidas y es un gustazo quedarse dormido abrazados a sus tetas.

Luego están las de chochos peludos. Algunos tienen tal extensión de vello que forman enormes alfombras triangulares muy acogedoras para calentar los pies, aunque la postura sea algo absurda.

Ya en plan más exótico también me han hablado de la enorme capacidad que tienen las esquimales de generar calor mientras copulan, tanto que en ocasiones llegan a deshacer las paredes heladas del iglú… Ya se sabe, la adaptación al medio hace maravillas.

O las asiáticas, que mediante técnicas de meditación y concentración, son capaces de regular la temperatura de su cuerpo a los grados exactos necesarios para obtener un rendimiento de copulación idóneo.

Pero en realidad, sea cual sea el físico o la raza de las hembras aquí podéis hacer una lista de tipos de tías que salgan en Orgasmatrix, el tamaño y el grosor de vuestro termostato es lo más importante para activar la fuente de calor de cualquiera de ellas, siento desilusionar a algunos. Pero en este caso es comparable al tamaño de una pila, a más gorda y grande, más energía y calor produce. A las tías les pasa lo mismo, a más espectacular es el miembro que introduces en su chocho, más calor desprenden mientras haces el amor con ellas. Supongo que se trata simplemente de la física de la fricción aplicada al sexo.

Pues eso, que a ver si nos ponemos las pilas de una vez sean del tamaño que sean y nos comportamos como debe ser, empezamos a emplear mejor los recursos naturales que nos rodean y dejamos ya de malgastar electricidad tontamente.

Comentarios