Leyes sexuales: un descenso a la demencia

Pinjed

Por 43

¿Os ha pillado alguna vez la policía en pleno bombeo en la vía pública? Es violento, sí; y no deja de ser un poco molesto que te interrumpan cuando estás frotándole tu palito del amor a una amable damisela. Los caminos del calentón son misteriosos, y uno nunca sabe si una noche de copas puede terminar a emmpujones sobre el capó de un Land Rover polvoriento. Pero lo cierto es que siempre es preferible que venga un señor bajito de Cuenca y te pida amablemente que dejes lo que estás haciendo, a que te arrastren hasta un tribunal express lleno de fanáticos religiosos y decidan que cortarte la cabeza a machetazos es una magnífica idea, ¿verdad?

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Pues algo así ocurre en países como Indonesia, donde el onanismo está penado con la decapitación. Quizá sea un método algo exagerado, pero también es verdad que tiene una efectividad demoledora: a nadie se le ocurriría hacerse una paja con la cabeza cortada. En el condado de Clinton en Oklahoma, aunque no tienen por costumbre sacar la guillotina a pasear, tampoco parecen muy amantes de la masturbación en ciertas circunstancias. Y es que si te la meneas observando a una pareja en un coche, puedes estar infringiendo la ley, pero si esa pareja está en cualquie otro lugar, tus alegres pajas son tan legales como un paseo por el parque.

leyes-coche

Otras leyes que lindan con el retraso mental son, por ejemplo, las de Kentucky, donde si eres una mujer no puedes pasear por una autopista en traje de baño (lo siento, sé que muchas no pensáis en otra cosa) a menos, eso sí, que te acompañen dos agentes de la ley o vayas armada con una porra; en Cali, Colombia, donde tu primer polvo con tu reciente esposa debe ser delante de tu suegra, quien intentará asegurarse de que cumples como debes y te quitas los calcetines; o en Bahrain, tierra de circuitos y prostitutas de lujo con parasoles, donde los ginecólogos están obligados a utilizar un espejo para no mirar directamente a la batcueva de sus pacientes. O en Estonia, donde está prohibido practicar el noble deporte del ajedrez mientras se la clavas a tu pareja. O en Connorville, Wisconsin, donde te pueden multar si se te ocurre la siempre tentadora idea de disparar un arma de fuego mientras tu pareja tiene un orgasmo.

leyes-highway

Y es que, aunque haya leyes sexuales completamente surrealistas, también las hay muy justas y sensatas, al menos en parte. En el Líbano, por ejemplo, está prohibido practicar la deleznable zoofilia, pero en cambio está permitido si el animalico en cuestión es una hembra. Sin mariconadas hasta las últimas consecuencias. Donde no hacen distinciones sexuales es en Florida, donde queda terminantemente prohibido hacer el dulce amor con un puercoespín. No quiero ni pensar el bizarro caso que pudo sentar el precedente que originó esta ley.

leyes-zoo

Sin embargo, no todo iba a ser malo en esta espiral de locura jurídica. En Italia, por ejemplo, los legisladores saben muy bien lo que hacen y prohiben en Palermo que los hombres vayan por ahí enseñando las vergüenzas. Las mujeres, en cambio, están en pleno derecho de exhibir su desnudez en público, faltaría más. Y en Tropea, al sur de la península, aún son más exigentes: una mujer sólo puede desnudarse en la playa si no entra en la categoría de “gorda, fea o poco atractiva”, es decir, jóvenes y esculturales cuerpos que glorifiquen las formas femeninas. Debe de haber unas vistas en las costas de Tropea que ríete tú de Copacabana. Una delicia para los sentidos.

leyes-playa

Y éstas son sólo algunas de esas pequeñas perlas del mundo de la justicia que a buen seguro seguirán descubriéndose a lo largo y ancho de la civilización, siempre y cuando los legisladores del mundo sigan siendo una extraña mezcla entre Benny Hill y tu portera cincuentona con permanente cara de asco y ausente simpatía. Porque, como escribió Simón Bolívar, es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido.

Comentarios