Suicidio, esa otra tradición navideña

Fogardo

Por 7

Junto con San Valentín, Navidad es una de esas épocas en las que la tasa de suicidios se multiplica exponencialmente. Junto a besarse bajo el muérdago, ponerle leche y galletas a Papá Noel o los Reyes Majos o comerse las uvas en Nochevieja, ahora se estilan también tradiciones de acogida más reciente como reventarse la cara con una escopeta, tomarse un cóctel de barbitúricos con Jameson o amarrarnos un cinturón al cuello colgarnos del balcón disfrazados de Santa Claus. Por eso el artista Todd Francis nos brinda su nuevo set de bolas ornamentales para el árbol de Navidad, pequeñas piezas de honestidad devastadora y humor negro que iluminarán de ilusión los ojos de las abuelitas y provocarán risas de gozo en los sobrinos.

Comentarios