La guerra de bolas de nieve que se fue de las manos

Fogardo

Por 11

Era el 12 de enero de 1893 y en los alrededores del campus de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, los asistentes a la guerra anual de bolas de nieve se las prometían felices. Estudiantes de segundo curso y novatos llevaban ya dos días de batallas sobre el césped helado, pero el tercer encontronazo parece que ocultaba rencillas anteriores y aquello podía resultar en algo más violento y menos idílico.

Alrededor de 250 novatos marcharon juntos hasta los jardines frontales del centro y empezaron a hacer su grito de guerra, desafiando a los estudiantes de segundo grado, que salieron en bandada y formaron al lado opuesto. La guerra de bolas de nieve duró más de una hora, y aunque ambos bandos quedaron acorralados durante ciertos tramos de la batalla, se las apañaban para reanimarse y recuperar terreno. Al final, el capitán del equipo de fútbol hizo acto de presencia, se situó entre ambos bandos soportando una brutal tormenta de bolazos y levanto los brazos señalando el final del conflicto bélico, que quedó en empate.

La batalla fue tan épica que acabó en el New York Times.

Comentarios