Sexo y muerte en la cama de Sada Abe

Este es el relato que Sada Abe ofrecido a la policía por el estrangulamiento de su amante, Kichizo Ishida, llevado a cabo el 18 de mayo de 1936:

Mientras Ishida dormitaba, me tumbe junto a el. Su almohada estaba orientada hacia el sur, y puse su mano derecha bajo mis caderas y extendida sobre mi espalda mientras imaginaba que me estaba abrazando. Coloque su mano izquierda junto a su hombro izquierdo y contemple su expresión durmiente. De vez en cuando Ishida abría sus ojos y veía que estaba junto a el, y entonces se relajaba sabiendo que yo estaba allí. Una vez, dijo: “Okayo, mientras estoy durmiendo colocaras la cuerda alrededor de mi cuello y la apretaras de nuevo. ¿Lo harás?”. Dije que si lo haría y sonreí. Entonces dijo: “Si empiezas a estrangularme no pares, porque resulta muy doloroso después”· En aquel momento me pregunte si realmente quería que lo matara, pero tras pensarlo de nuevo supe con seguridad que esto era imposible y que estaba bromeando. Al poco, Ishida estaba profundamente dormido, y con mi mano derecha cogí la faja de mi kimono que estaba junto a su almohada y con la mano izquierda empuje el final de la misma bajo su cuello, la lié dos veces alrededor de su garganta, ajuste los extremos y tire de ellos. El abrió los ojos y dijo “Okayo”. Su cuerpo se levanto levemente y se movió como si el fuera a darme un abrazo. Yo puse mi cara contra su pecho y grite: “Perdóname”, y tire de los extremos de la faja con todas mis fuerzas. Ishida gimió y sus manos temblaron violentamente. Cuando su cuerpo se quedo sin fuerzas, solté los extremos de la faja. Me temblaba todo el cuerpo y me acerque hasta la mesita de te, donde había una botella de sake. Me trague todo lo que había en la botella y después, para que no volviera a la vida, hice un fuerte nudo con mi faja alrededor de su garganta, enrolle su cuello con el resto de la tela y coloque los extremos bajo su almohada. Después de esto baje las escaleras para ver si había alguien por los alrededores. El reloj en la mesa señalaba las dos de la mañana.

Pocos días más tarde Sada Abe fue detenida en Osaka mientras intentaba comerse su reliquia para prolongar su éxtasis ahora necrofílico. Fue sentenciada a seis años de prisión por asesinato en segundo grado y mutilación de cadáveres, siendo su pena posteriormente conmutada. Su última aparición pública fue en 1969 para la televisión. Ese mismo año desapareció voluntariamente. El pene y los testículos de Kichi permanecieron en exhibición pública en el departamento de patología de la Universidad de Tokio hasta poco después de la II Guerra Mundial.

P.S: La foto que aparece en la parte superior derecha es la única realizada en la escena real. Las otras dos son fotogramas de la película “El imperio de los sentidos” del japonés Nagisa Oshima.

Comentarios

10 Respuestas a “Sexo y muerte en la cama de Sada Abe”

  1. Tenéis que ver la película porno que se basó en esta historia, ‘Pure’ de David Aaron Clark con Asa Akira. Brutal, impresionante, una de las mejores películas porno de la década.
    Echadle un vistazo http://pornogafapasta.blogspot.com.es/2010/07/pure-david-aaron-clark-2009.html

  2. el nica dice:

    enrealiada que hay locos en este mundo : /

  3. Pablito Buajaja dice:

    si esq hay q tener cuidaito con ciertas prácticas… Mi recomendación, no las hagas nunca bajo efectos de las drogas o con gente q esté tan sumamente pirada de la olla como la tía esta….

  4. rez dice:

    hablar sin saber… el 99,99999% de la gente que muere ahorcada teniendo sexo esta haciendolo consigo mismo.

    • wedal dice:

      coincido contigo, la asfixia autoerotica es una practica muy común y puedo citar algunos famosos muertos como: Michael Hutchence de INXS, David Carradine entre otros.

    • Des dice:

      Cierto, como David Carradine (del que no he podido evitar acordarme al leer esta entrada)

    • OHU dice:

      en serio hay gente que muere ahorcandose mientras se hace una paja?

      JAJAJAJAJAJAJ!!!! queeeeee pringaos.

    • OHU dice:

      pero pringaus en plan de ir a su funeral y que el cura o quien sea diga “hoy enterramos a nuestro amigo, quien tuvo una vida plena y una muerte digna…. bla bla bla” y partirme el culo delante de todos los presentes.

  5. genizai dice:

    que par de tetazas en la imagen de abajo :)

  6. Nico dice:

    Dementes hay en todos lados…sin embargo he visto la película en mención y valgan verdades y sin ser experto, la trama y los personajes son increíbles…

Deja un comentario