Destrozando un Porsche 911 por amor al arte

Chuck

Por 9

Para unos arte, para muchos otros un delito. Un artista cuyo nombre desconozco aplasta un Porsche hasta convertirlo en un cubo de hierro, como si de una lata de Coca-cola se tratara. Este tipo de escultura no es nuevo si recordamos las compresiones que el artista francés César Baldaccini realizaba en los años 60. La diferencia es que mientras César conseguía sus coches en un desguace, nuestro amigo utiliza Porsches 911 de nueva fabricación y en perfecto estado.

Comentarios