Creampie

El creampie es otra de esas prácticas pornográficas que no tiene traducción al español, porque aunque signifique literalmente “pastel de crema”, todo el mundo llama a los creampies por la voz inglesa. Lo curioso del asunto es que no es en absoluta una invención extrema de cuatro pervertidos de la industria, sino que es la práctica sexual más antigua del mundo después de la penetración misma: correrse dentro de la vagina en el caso del creampie a secas (o a mojadas, pero ya me entendéis) o en el ano en cuanto al creampie anal es lo que se supone que se lleva haciendo siempre. Quizá sea la única práctica del porno aprobada por la Iglesia, poca broma.

En estos casos el money shot siempre requiere una buena cantidad de esperma y la capacidad de la starlet para expulsarlo por el bien del espectáculo.

Eso sí, el porno siempre es capaz de encontrarle los tres pies al gato o de darle un barniz extremo incluso a la actividad más normal. Junto a términos más o menos específicos como teen creampie o MILF creampie, tenemos el gangbang creampie, que es la versión más viscosa de la follada en grupo tradicional en la que todos los hombres se corren en el interior de la dama, convirtiéndola en un pastel de crema humano casi literal.