Una buena comida de cojones (amateur)

Fogardo

Por 26

Para dar paso al siguiente vídeo, recupararé unas palabras de Johnny Laputta refiriéndose a esas felaciones menos arriesgadas y profundas que suelen darse cuando la boca se llena con los cojones: “los huevos contienen un alto contenido energético. Ya a finales del siglo XIX, el catedrático francés Charles Brown-Séquard, que había traspasado la frontera de los setenta años, se inyectaba ocho dosis diarias que contenían extractos de testículos. Se sintió rejuvenecer y abrió el camino a la investigación de otros tantos científicos tocacojones. Pero no hace falta convertirse en un yonqui testicular, nos basta con acordarnos de la amable coplilla: Cómeme los cojones María Manuela, cómeme los cojones que son de seda.” Dicho esto pasemos al vídeo de una joven felando esas dos grandes bolsas de leche que sustentan un enorme rabo húmedo… Enviado por Ramónzin

Comentarios