MEGATÓN: Las tetas de Christina Hendricks salen por fin a la luz

Damas, caballeros: ha ocurrido. Han sido años de espera insoportable, horas y más horas de rezos y plegarias… pero eso se acabó. Ha sucedido lo que estaba destinado a suceder: unos benditos hackers han accedido a las fotos íntimas del teléfono móvil de Christina Hendricks, mostrando al mundo por fin las épicas megatetazas de la estrella televisiva con pezones al aire y todo. Un descubrimiento que deja en ridículo a Scarlett Johansson y sus decepcionantes pechos. Ahora el mundo es un lugar mejor, un sitio maravilloso lleno de alegría y esperanza.

La tenista Jordan Carver y los errores no forzados

Desde aquella mareante sesión de yoga al aire libre que inmortalizó Jordan Carver, algunos ya no hemos vuelto a ser los mismos (si lo llegamos a ver en vídeo, no sé qué habría pasado). Ninguna practicante de estas técnicas de relajación nos ha puesto tan burros, y ya ni siquiera nos llena como excusa para ver a bellas damiselas retorcerse. Ahora la voluptuosísima teutona ha decidido cargarse otro deporte, el tenis, que tras esta galería que da vértigo dejará de parecernos un deporte interesante si no viene acompañado de dos turbotetazas como los que carga esta buena mujer experta en provocar errores no forzados. Su golpe favorito está claro: el globo.

10 actrices porno que dan auténtica grima

Para muchos, el porno es una fantasía donde el sexo es siempre estupendo y las mujeres, verdaderas diosas. Solo que… a veces no es así. Con el aumento de la producción, hay un lugar para chicas más corrientes. E incluso, para algunas directamente feas. Está claro que no deja de ser mi criterio personal, pero aquí os voy a presentar una pequeña lista de chicas que me tiran un poco para atrás: no les veo el atractivo por ningún lado. Algunas son víctimas de la cirugía mal ententida. Otras, de la genética. Y otras, de su propio mal gusto al arreglarse. Yo sólo sé que suelo huir de ellas. Aunque si tuviéramos a alguna por delante, igual cantaba otro gallo.

Sammy Braddy nos dice adiós con las tetas

Os la presenté el verano pasado como el posible mejor par de tetas de Reino Unido, y parece que a la mayoría os causó una impresión inmejorable. Ahora Sammy Braddy ha anunciado que se retira. Las propias glam models saben que no van a poder vivir de esto toda la vida, y en vista de lo efervescente de su carrera la mayoría deciden retirarse de las portadas de las revistas mientras sus atributos todavía son firmes y jugosos. Ese es su caso, y por ello se ha querido despedir de la forma que mejor sabe: haciendo un topless mareante para la revista Zoo. Tras las fotos, os dejo algún regalito más.

El italopulp de Alessandro Biffignandi

Esto es cultura general, más que popular, pero aportar datos nunca está de más: durante los años 30 nació lo que se denominó literatura pulp, un formato narrativo basado en historietas o cómics de ficción que a menudo se centraban en la cuestión de lo malvado desde un punto de vista particularmente morboso y de aires exóticos. En Italia también se produjo esta nueva corriente (allí se llamó “fumetti”), y como suele suceder con todo concepto importado por los italianos, decidieron subir la dosis de su ingrediente favorito: el sexo. Así fue como Alessandro Biffignandi alcanzó cierto renombre y entre los 50 y los 70 dibujó gran cantidad de tórridas escenas para este tipo de publicaciones.

Noelia Ríos, su hermano y el incesto subliminal

Añadamos a la ecuación de las tetas, ese elemento que vende cualquier cosa en la publicidad, un factor algo más polémico: el incesto. No es que en la sesión de fotos de Noelia Ríos (concursante de la edición argentina de Gran Hermano que ha destacado esencialmente por estar buenísima y sostener a viva voz que todavía es virgen) haya algo incestuoso técnicamente, pero no se puede negar que estas instantáneas junto a su hermano en las que ambos están desnudos, hay contactos cuanto menos comprometidos y él le da un plátano de comer despiertan ciertas connotaciones. Así lo piensan al menos en Egotastic! y lo pensamos nosotros, ¿pero qué pensarán sus padres?

El erotismo enrarecido de Bill Sussman

Nacido en una cantera de artistas y bohemios como es San Francisco, Bill Sussman es uno de esos pintores obsesionados con mostrar la belleza de la sexualidad femenina y la potencia que ofrecen las alegorías a su intimidad, pero con una notable diferencia: Sussman añade un elemento de surrealismo que otorga comicidad, cierto aire despreocupado y referencias a la cultura pop muy directas a su cuadros. Sus mujeres, tan realistas que parecen calcadas de una fotografía (y puede que quizá lo sean), a menudo sonríen cómplices hacia el espectador mientras lamen un coño. Ahora Sussman vive con su esposa en Polonia y se dedicar a vender por internet sus creaciones como objeto decorativo.

Jiz Lee, la genderqueer más famosa

Con su aspecto andrógino y sus piernas sin depilar, Jiz Lee es una gran estrella en el mundillo del altporn y posiblemente la más conocida genderqueer (o intergénero), un rol en el que se clasifican personas cuya identidad sexual no está del todo definida ni por ellos mismos. Su trabajo va desde el simple posado artístico hasta el porno duro, donde suele ejercitar el fisting como su afición favorita y nunca se separa de su arnés con una polla de goma. Dice que su porno es de mujeres para mujeres, pero lo cierto es que a simple vista es complicado distinguir si lo que uno siente es morbo o algo parecido al rechazo.

“Caras de mamada” en los setenta

Menudo descubrimiento acabo de hacer, amados lectores. Es un blog la mar de sencillito, pero la pura esencia de la idea que lo mueve merece todos mis respetos. Se llama 70s Blowjob Faces y es un Tumblr que viene a recolectar fotogramas del rostro de actores porno en la década de los setenta justo en el momento en el que les asaltaba el clímax gracias a los labios de su compañera de escena. He hecho una recopilación y de ella se desprenden dos conclusiones: una, que el porno hace cuarenta años era mucho más divertido que ahora; y dos, y que los cánones de belleza masculinos también han cambiado lo suyo.

El escarceo porno de la primera estrella punk

En 1976, a rebufo de la primera ola de punk rock británico que elevaría a la categoría de icono a grupos como The Clash, los Ramones o los Sex Pistols, una joven pareja de punkies del pequeño pueblo de Bideford formaban la banda The Adverts. Eran T.V. Smith y su novia Gaye Advert, que iniciarían un recorrido musical de solo tres años en los que tuvieron tiempo de dejar huella. La actitud de Gaye, altiva y desafiante, le valió convertirse en la que, dicen, es la primera punkstar femenina de la historia. Una bajista que entró en los sueños húmedos de la juventud punk. Y con sesiones de fotos como esta, no nos extraña.

Paseo matutino en patines con Tila Tequila

Que Tila Tequila es un zorrón premium no es objeto de debate; es evidentísimo. Solo hace falta ver su trayectoria profesional como no se sabe muy bien qué (en la Wikipedia dicen que es modelo de revistas masculinas, cantante, rapera (?) y actriz porno, aunque vosotros y yo sabemos que esto último tiene poco de verdad) y cómo su fama viene exclusivamente de tener un físico artificiosamente exuberante y una actitud liberada, lo que se viene siendo tener más cara que espalda. El caso es que la famosilla de origen vietnamita ha sido vista de esta guisa, mostrando un poco de pezón y todo, patinando por el paseo marítimo de Malibú como si fuese 1996.

Porno amateur artístico con Coiled-Up

Hace algunos días os obsequiábamos con un par de vídeos publicados por Coiled-Up Photography, una compañía fundada por una cachonda pareja de fotógrafos (chico y chica) muy dados a los juegos de cama y sobre todo a inmortalizarlos poniendo especial atención en que sus instantáneas gocen de cierta vistosidad estética. La otra vez eran dos vídeos fabulosos, pero hoy toca ver su verdadera especialidad: la fotografía estática. Aquí viene una selecta docena de ejemplos de que con talento, dominio técnico y mucho amor por lo que uno hace (y con quién lo hace) la distancia que separa el porno del arte quizá no puede eliminarse por completo pero sí acortarla asombrosamente.