Castigo corporal con un látigo de ratán (Malasia)

Fogardo

Por 76

En Malasia hay costumbres que son ciertamente estremecedoras. Por ejemplo, los azotes con un látigo que debe recibir un delincuente tras declararse culpable de atraco a mano armada con el objeto de robar un teléfono móvil. Como verás a continuación, el castigo corporal con un látigo de ratán –consistente en una vara de un metro y veinte centímetros de longitud– es particularmente doloroso; los latigazos penetran la piel, dejando secuelas físicas y psicológicas permanentes. Atención: material extremo

Comentarios