Bromas con pedos, siempre funcionan

Pinjed

Por 21

Este vídeo tiene ya su tiempo pero algunos de masa encefálica blanda no podemos evitar sucumbir a él entre lagrimones de risa cada vez que lo revisitamos, así que he pensado en compartirlo con vosotros, orgasmátricos, para compensar un poco todo el malrollismo que generan algunas discusiones que suelen tener lugar por aquí sobre el tamaño de cierto apéndice y cómo calibrarlo. El caso es que estamos ante una hilarante demostración de que, efectivamente, los pedos son un recurso humorístico que siempre funciona. El ejemplo más evidente lo tenemos en la segunda mitad del vídeo, cuando este cachondo en Times Square empieza a generar su propio público, ansioso de ver el siguiente ataque químico.

Comentarios