Amateurs Gone Wild

La expresión Gone Wild ya suena por sí misma a porno añejo, a últimos estertores de los VHS marranos y primeros coletazos del internet guarro y primitivo sobre el que muchos cimentaron su llegada a la red de redes. Y lo cierto es que solo hace falta echarle un rápido vistazo a Amateurs Gone Wild para estar completamente seguros de que esa web nació justo en aquella época: un diseño totalmente desfasado, una usabilidad inexistente y un aspecto general rudimentario hasta rozar casi la parodia.

¡Pero ojo! Porque esa es precisamente la gracia. Hace años que las parejas cachondas con más solera de Internet suben pedacitos filmados de su movida vida sexual a amateurs-gone-wild.com con el estímulo, puro y genuino, de exhibirse frente a varias decenas de miles de pajilleros. Solo hace falta olvidarse del terrorífico formato y fijar la vista en el contenido: si uno esquiva esos enlaces porno recomendados, que son la clásica publicidad encubierta, se llega fácilmente a la madre del cordero y el fondo de la cuestión, los vídeos de Amateurs Gone Wild archivados por fecha con la precisión y la dedicación de un viejo bibliotecario del porno casero.

Hay que tener cuidado de no acabar desorientándose entre la acumulación de enlaces externos, que suponemos que son lo que da de comer al dueño de todo el tinglado, pero si uno tiene la determinación y la paciencia necesarias para surfear sus entrañas se dará cuenta de que Amateurs Gone Wild es un verdadero paraíso gratis del porno casero sin ánimo de lucro pero con ánimo lujurioso.